Cómo hacer un benchmarking para tu centro formativo

Realizando un buen benchmarking en tu centro formativo podrás saber las fortalezas y las debilidades que tienes. De este modo podrás perfeccionar y mejorar los procesos, servicios y productos de tu centro. Te estarás preguntando.

¿En qué consiste el benchmarking?

Benchmarking viene del inglés y traducida al español significa “evaluación comparativa” y esta comparación se hace a partir de un referente llamado benchmark. En definitiva, esta técnica consiste en ver y analizar qué es lo que hacen los competidores de tu sector para poder mejorar tu centro educativo.

De esta forma nos permite ver que es lo que funciona y que no funciona. Haciendo que no cometamos los mismos errores. Pero no pienses que el benchmarketing consiste en copiar. Si no que es un proceso de aprendizaje constante para así mantener tu centro de formación a las tendencias del sector.

¿Cómo desarrollar un benchmarking?

Para empezar a desarrollar un análisis de benchmarking para optimizar tu centro educativo, necesitarás realizar un seguido de etapas y de este modo podrás diseñar tu propio proceso estratégico. Deberás de empezar por:

Estudia en profundidad tu negocio

Deberás de empezar haciendo un estudio al detalle de tu centro formativo para así ser consciente de todas las virtudes y carencias que tiene y caracteriza tu institución. De este modo exprimirás al máximo todos los servicios, procesos y productos de tu centro.

Puedes empezar mirando y preguntando tanto alumnos como familias las quejas y recomendaciones que tienen del centro educativo.

Seleccionar el tipo de benchmarking

Según los objetivos que te marques y el feedback que recibas debes de aplicar un benchmarking u otro para tu centro formativo.

Por lo tanto tu comparación de las metodologías y prácticas del centro se deberán realizar entre los departamentos propios del centro, entre instituciones con características similares o empresas de otros sectores. Te recomendamos que hagas una lista donde aparezcan tus competidores directos y otra donde aparezcan las escuelas formativas que ofrecen lo mismo que tu centro.

Seleccionar las empresas a analizar

Es recomendable escoger tres academias o empresas formativas. Así se podrá desarrollar el estudio con mucha más profundidad. Por lo tanto, debes de decidir bien qué centros de referencia merecen la pena analizar y recuerda las academias que escojas tienen que ser en función a las necesidades de tu centro formativo.

Establecer los datos que vas a analizar en cada empresa

Una vez seleccionado los distintos centros educativos, marca una lista de datos que vas a analizar para estudiar en profundidad.

De este modo será mucho más fácil sacar conclusiones acordes para tu centro formativo no olvides que es necesario hacer el estudio de forma muy exhaustiva.

Es fundamental hacer un benchmarking tanto de la presencia interna como la externa. Te recomendamos que entre los puntos claves a analizar de los centros son sus redes sociales, páginas webs y su posicionamiento dentro de los motores de búsqueda.

Analizar los datos recopilados

Una vez analizado y recopilado toda la información que querías obtener de cada centro. Es el momento de comparar para obtener conclusiones.

Fíjate en las diferencias entre ambos y las relaciones entre tu centro formativo y el referente.

Pon en práctica los datos extraídos

Ya hecho el análisis, es el momento de poner en práctica y optimizar los procesos y metodologías de tu centro formativo. Haz un DAFO y de esta forma verás de forma sencilla las debilidades, fortalezas amenazas y oportunidades de tu centro formativo. De esta forma irás progresando y mejorando, haciendo que tu centro se vuelva en un referente y un fuerte competidor del sector.

Compártelo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

relacionados